Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

SARintet y la consulta de expertos sobre la integración de vigilancia de COVID-19 a la vigilancia de influenza y otros virus respiratorios.

Date

La consulta tuvo lugar los días 29 y 30 de marzo de 2022 y contó con la presencia de 25 participantes con experiencia en el campo de la vigilancia epidemiológica y de laboratorio de virus respiratorios que representaron a 15 países de las Américas y 3 agencias colaboradoras en la región. Esta consulta se dividió en tres bloques que tuvieron como finalidad responder a los tres objetivos principales. 

En primer lugar, se presentó el contexto epidemiológico actual que desencadenó la presente consulta tanto a nivel regional como global. Se presentaron las guías que enmarcan las estrategias de vigilancia vigentes, así como la situación de la vigilancia de COVID-19, de influenza y otros virus respiratorios en la región de las Américas. Posteriormente, los participantes identificaron los aspectos más relevantes para la consolidación de la actual vigilancia de COVID-19 y otros virus respiratorios en la actualidad y a largo plazo. 

En segundo lugar, la consulta consistió en abordar los componentes de la monitorización de tendencias de transmisión, gravedad, impacto y vigilancia genómica, teniendo en cuenta las siguientes estrategias: a) representativa para monitorización de variantes/linajes circulantes; b) orientada a la detección de potenciales variantes de interés o preocupación. 

A los efectos de cumplir parcialmente con el segundo objetivo y el tercero en su totalidad, posteriormente se analizaron una serie de preguntas de salud pública en general a los efectos de identificar cuáles de ellas pueden responderse de forma sostenible mediante la vigilancia centinela, sistemas complementarios o ajustes a los sistemas ya existentes. 

Por último, la consulta estuvo orientada a analizar los avances y necesidades de la Red SARinet en sus ocho años de existencia desde su conformación en 2014. Desde entonces, la red ha avanzado con los objetivos propuestos iniciales y adicionalmente ha desarrollado actividades que han contribuido al fortalecimiento de la vigilancia de la influenza y otros virus respiratorios (OVR), incluyendo las actividades durante la pandemia por SARS-CoV-2 y la integración de la vigilancia de SC-2 en la plataforma de la VIOVR.

Sin embargo, debido a la pandemia la vigilancia de OVR ha tenido diversos grados de interrupción, por lo que se consideró pertinente discutir los posibles mecanismos para revitalizar la red para que pueda dar respuesta a las actuales necesidades y retos de los países de la Región. En ese sentido, se mostró un resumen de los avances y logros obtenidos por la red y un inventario de las diferentes actividades realizadas en los últimos años. Adicionalmente se presentaron dos experiencias similares: la red de vigilancia de la influenza y la COVID-19 en la Región de Europa y la iniciativa de los equipos médicos de emergencia (EMT) en las Américas. Los participantes consideraron que estas experiencias eran inspiradoras y también invitaban a la reflexión en cuanto a los aspectos que SARInet necesita mejorar e incursionar.

También se presentó una propuesta para la renovación de SARInet en términos de organización, actualización de los términos de referencia y mecanismos de gestión. Los miembros invitados revisaron y discutieron estos temas y los compromisos adquiridos en la reunión inaugural de SARInet en mayo de 2014. Se mantuvo la necesidad actualizar los términos de referencia, ajustando también la misión y la visión de la red acorde con la situación actual. 

Como conclusiones de la consulta, ha sido posible identificar que actualmente los países de la región han desarrollado una vigilancia universal de COVID-19 que ha permitido una óptima monitorización de la situación epidemiológica para guiar las medidas de salud pública. A su vez muchos países contaban previamente con sistemas de vigilancia centinela de gripe y otros virus respiratorios que se han visto debilitados en el contexto actual. Además, algunos países de la región han adquirido capacidades a nivel de vigilancia epidemiológica como de laboratorio con las que no contaban previamente. 

De la consulta se destacan 5 recomendaciones generales dirigidas a los países: 1. mantener la vigilancia de COVID-19 para seguir respondiendo a la pandemia hasta que los sistemas de vigilancia alternativos puedan responder de forma sólida a las necesidades de salud pública identificadas; 2. fortalecer los sistemas de vigilancia de influenza y otros virus respiratorios existentes integrando el SARS-CoV-2 cuando la situación epidemiológica lo permita y, en cada contexto, iniciar una transición que garantice una vigilancia a mediano y largo plazo sostenible sin perder las capacidades adquiridas durante la pandemia de COVID-19; 3. mantener la monitorización de las tendencias de transmisión, gravedad e impacto, aprovechando los sistemas de vigilancia de influenza y otros virus respiratorios existentes e incluyendo SARS-CoV-2; 4. fortalecer la vigilancia genómica en la región vinculándola a la vigilancia centinela, así como otros sistemas complementarios que permitan cumplir con los objetivos principales de esta vigilancia; 5. fortalecer o implementar sistemas de vigilancia complementarios que permitan la detección de eventos emergentes y de interés para la salud pública en relación con SARS-CoV-2, influenza y otros virus respiratorios, con detección temprana y una cobertura universal.